CHIGÜIRE

lee mira escucha

Repensando mi relación con lo social

No aguanto la mirada de los otros. Sé que está ahí siempre. Pero entre mejor pueda ignorarla, mejor puedo vivir. No puedo seguir transitando los flujos de información y atención de una manera tan desatendida. Por ello, he tenido que rehacer mi forma de ser socialmente. Ha surgido, como todas las cosas de valor, por necesidad.

La acción más hiriente así mí misme es la falta de presencia –no de consciencia, como equivocadamente pensaba antes. Solamente actuando con alma, mente y cuerpo físico presentes puedo guiarme hacia lo que deseo.

El intersticio -ó- el lugar entre los lugares

No puedo vivir de manera continua. Romper la vida en trozos es una necesidad. Separar espacios y momentos. Vivir de un momento a otro. Recuperar la atención y preparar el cuerpo para lo que se viene. No es igual la disposición que debe adquirir el cuerpo para leer, que para tomar un té, que para trabajar.

La vida plena está allí fuera

No sé aún dónde, confieso. Pero mi forma de vivir no me lleva a la vida plena. Aún no. Aún vivo cazando espectros y mi alma merodea mi cuerpo más que habitar en él.

[este texto continuará siendo editado]