CHIGÜIRE

lee mira escucha

Marzo 2019

Esto es algo que llevaba tiempo queriendo hacer, pero por una razón u otra no me había puesto a hacer seriamente. Aquí hay un resumen de las cosas que he hecho el mes pasado. En este caso, marzo del 2019. Parte de la razón para demorar tanto esta práctica ha sido que no he sido consecuente en anotar y reflexionar sobre todo lo que hago. Este mes, en cambio, he anotado la mayoría de las cosas importantes y puedo hacer un mejor resumen que si simplemente me limito a contar aquello de lo que tengo la memoria más viva.

También me facilita el trabajo que empiece el mes un lunes y que el profundo bache depresivo en el que me he encontrado los últimos días (por no decir meses) tal vez esté empezando a aflojar y ya se vean las grietas a esta pequeña cárcel emocional en la que me he sentido desde hace rato ya.


Informática

Pues he dejado parado todo lo que tiene que ver con informática este último mes. He estado tonteando con la idea de por fin ponerme a aprender OpenGL seriamente o decantarme por usar JavaScript para juegos, tal vez usando three.js1 o similar. Tengo mi pobre motor de videojuegos (Cachicamo2) aparcadísimo y este mes viene el Ludum Dare, así que si quiero participar, tengo que ponerme las pilas.

Lo único que puedo comentar aquí es que he conseguido dos plugins para Vim que he utilizado un montón y me han motivado a volver a escribir en el ordenador. Estos son Goyo3 y Pencil4. Muchas veces he intentado usar software como LibreOffice Writer o herramientas de distraction-free writing, como pueden ser ZenPen5, pero simplemente no encajan en mi flujo de trabajo posterior. Esto es debido a que tengo demasiada metida la filosofía UNIX en mi forma de trabajo y la mayor facilidad que me supone usar una interfaz de línea de comandos, donde igual ya vivo el 90% del tiempo que estoy en frente del ordenador. Esto sumado, por supuesto, a mi avanzado manejo de Vim, que hace que después cualquier editor de texto se sienta lento y engorroso de usar. Las interfaces gráficas fueron un error.


Libros

Este mes no he podido cumplir mi meta de cuatro libros por mes. De hecho, me he quedado muy por debajo con un libro entero nada más y uno a medias. Pero no pasa nada. Igual estoy leyendo muchísimo más que años pasados y estoy más que encaminado a leer más de 30 libros o así para este año. Lo cual me parece sorprendente, la verdad.

Lolita, de Vladimir Nabokov. Por fin me enfrento a este titán de la literatura del siglo pasado. ¿Y sabes qué? Salí más que satisfecho. Exceptuando un pequeño bache en la mitad del libro, estuve enganchado todo el rato. No sé cuántas caras raras habré hecho en el transporte público mientras leía al baboso narrador contar sus andadas. Un libro que te deja con escalofríos y mal sabor en la boca y aún así sigues leyendo.

Neurosis and Human Growth: The Struggle Towards Self-Realization, de Karen Horney. Un libro que estudia las neurosis que impiden que el individuo se autorrealice en toda la plenitud de sus potencialidades. Es un poco trampa meterlo en marzo porque voy por la mitad. Pero también es cierto que he ido muy lento, releyendo capítulos enteros, deteniéndome a tomar apuntes. Este libro me tuvo llorando desde la primera página al simplemente verme tan pero tan identificado con los problemas que señalaba en el crecimiento personal. Últimamente he estado en una racha de estudiar psicoanálisis y, mientras reconozco sus fallos, me parece verdaderamente interesante y que sus conceptos suelen alinearse muy bien con mi concepto del mundo.


Releyendo mis diarios y apuntes, me he dado cuenta que en realidad estos tres próximos libros técnicamente los terminé de leer en febrero, pero igual los voy a comentar porque han estado presentes en mi mente durante todo marzo.

How to Read Lacan, de Slavoj Zizek. Zizek explica conceptos del psicoanálisis lacaniano con ejemplos de la vida real, películas y literatura. Corto, fácil de leer, divertido.

October: The Story of the Russian Revolution, de China Miéville. Uff, qué libro tan espectacular. China Miéville es más conocido por escribir en un género de ficción conocido como weird fiction, pero también resulta que el hombre es doctor en historia. Una prosa deliciosa que fluye sin parar narrando la revolución más importante del siglo pasado. Leyendo este libro constantemente estaba sorprendido de lo… improvisada que es la historia. Cosas que se dieron por suerte, personas cambiando de opinión de un día a otro (incluyendo al mismísimo Lenin), personas que no importaban de repente en sitios súper importantes y viceversa. Me esclareció muchos detalles de la realidad histórica del momento y me motivó bastante a leer más libros de historia. Me provoca leer sobre la unificación de Alemania a continuación.

Capitalist Realism: Is There No Alternative?, de Mark Fisher. Un recuento sorprendemente conciso de dónde nos encontramos culturalmente frente al capitalismo tardío. Ya lo he leído dos veces y voy por la tercera. Tengo pensado dar una charla basada en este libro, así que probablemente suba pronto mis apuntes del libro. Es corto y no tiene pérdida.


Acabando el mes, empecé a leer Más allá del bien y del mal de Friedrich Nietzsche y El mito de Sísifo de Albert Camus. Dos libros con los que tonteé en mi adolescencia. Nunca llegué a leerlos enteramente o sinceramente. Más bien busqué fuentes secundarias para entenderlos, en vez de interactuar directamente con ellos. Me creo a un punto de desarrollo intelectual más apropiado para interactuar con ellos. Por el otro lado, necesito algo más ligerillo —de ficción— para contrarrestar el peso de tanta lectura filosófica. Intenté empezar a leer El nombre de la rosa, pero a las 20 páginas ya me había dado cuenta que o bien no es el momento, o bien no es un libro que me interese. Una muy buena amiga publicó un libro: La carcel de los girasoles6. Estaré leyendo eso en paralelo con alguna otra cosa, no se qué todavía. Hay algunos libros de cuentos cortos de Cortázar y Benedetti en casa que no he acabado todavía. Seguro aligeran un poco el espíritu.


Artículos y ensayos

Aquí los artículos y ensayos más relevantes que leí durante el mes. He leído más, pero si no está aquí no me terminó de convencer.

Postmodernism and Consumer Society. Un ensayo de Fredric Jameson donde define el posmodernismo en función de dos características principales: el reemplazo de la sátira por el pastiche, y la «esquizofrenia»: la eliminación del presente definido y la convivencia conjunta del pasado, presente y el futuro. Es una esquematización muy concisa pero igualmente precisa. No hay nada que escape esta caracterización: apenas te das cuenta y ves alrededor, esta predicción del capitalismo tardío actual es escalofriantemente acertada. Un texto excelente y relativamente introductorio que recomiendo a cualquiera que quiera ser crítico con la realidad actual. Sin embargo, no puedo evitar condenar su final, donde se decanta por no incluir soluciones o alternativas. Supongo que es ahora ese momento de plantear las respuestas. También hay un poema muy bonito en el ensayo.

¿Por dónde empezar? (link). Uno de los textos emblemáticos de Lenin, precursor al famoso ¿Qué hacer?. No sabía de la existencia de este texto (un poco tonto de mi parte, porque Lenin lo menciona varias veces en otros textos). Este tipo de textos me parece particularmente esperanzador porque los bolcheviques —y en realidad toda la izquierda rusa— tuvo años muy mierda antes de la revolución. Creo que en tiempos de desespero como este que vivimos ahora, es bueno ver al pasado y ver esos momentos que se veían igualmente oscuros. Dibujar paralelos es inevitable, pero también es necesario reconocer porque Octubre triunfó en su momento y qué es diferente ahora, para que Octubre vuelva a triunfar.

Abolitionism in the 21st Century: From Communization as the End of Sex, to Revolutionary Transfeminism (link). Uff, este es tocho, de varias partes y bastante enrevesado. Plantea que la base de la emancipación humana es la abolición del género. Revisa múltiples textos feministas, queer y trans para hilar una perspectiva materialista sobre la abolición del género y la posiciona firmemente como una necesidad inmediata del proceso revolucionario. Este tipo de textos resuenan mucho conmigo y este en particular está muy completo.

Beyond Negativity: What Comes After Gender Nihilism (link). La (auto)respuesta a Gender Nihilism, el ensayo famoso de Alyson Escalante. Plantea una continuación a las políticas de abolición de género desde una base materialista muy bien fundamentada. Expande sobre el texto original y corrige las fallas en su desarrollo. Voy a estar muy pendiente de todo lo que escribe Alyson, porque nunca falla en decir algo interesante. El resto de sus ensayos en Medium son igual de buenos.

How I’m able to take notes in mathematics lectures using LaTeX and Vim (link). Puto crack, que envidia. Esto solo me hace sentir que estoy súper atrasado aprendiendo a usar el computador como extensión de mi cuerpo o mi vida. Pensar que empecé a usar GNU/Linux desde los 15 años, pero no lo empecé a usar hasta mucho después me pone muy triste. Ojalá haber estudiado matemáticas o filosofía pero con estas herramientas a mi disposición.

Optimize What (link). Un texto de un informático con el que me siento muy identificado. No tengo mucho que comentar porque no aprendí nada nuevo, solo vi confirmadas mis teorías. Pero si no has estado en un aula de una carrera técnica, esta es una buena ventana hacia un mundo lúgubre y asqueroso moralmente.

Sad by design (link). Este texto salió en enero, pero ya me lo he leído… ¿6 veces? Es espectacular y de verdad que tengo muchas ganas de comprar el libro al que sirve de introducción. Una caracterización de la depresión del siglo XXI, de la «depresión hedónica» como le llamaba Mark Fisher. Léanlo, por favor. Tal vez requiere un poco de familiaridad con conceptos de filosofía contemporánea, pero tiene muy buenos pie de página que ayudan bastante.

This new video game lets you do nothing in particular in a suburban Russian tower block (link). Esto tenía ganas de incluirlo solo porque este tipo de cosas producen sensaciones que no sé explicar. Hay una gama de juegos que son meramente exploratorios, donde simplemente habitas un espacio que puedes traversar e inspeccionar como quieras, que siento tienen muchísimos potencial. Son una forma de paliar mi inhabilidad de cumplir mis fantasías de arquitectura, performance y arte de instalación.


Otros

Me gustaría en un futuro poder hacer apartados de podcasts, videojuegos y películas. Pero podcasts conozco uno solo y lo llevo bien desactualizado: General Intellect Unit7. No me entero de videojuegos contemporáneos, porque he estado incomunicado de ese mundo. Quiero retomar jugar pequeños juegos independientes, sobre todo los que tienen deriva experimental y artística. Por último, llevo meses sin ver una película por, digamos, puro placer propio. Hay muchísimas que querría ver, muchos movimientos cinematográficos que explorar, directorxs que conocer. Pero simplemente no me he motivado. El hecho de no tener a alguien con quien ver las películas y comentarlas también es un obstáculo bastante grande.


Si has llegado aquí abajo y has leído todo esto, muchas gracias.


  1. three.js

  2. Cachicamo, mi motorcito de videojuegos, descrito en mi blog profesional.

  3. goyo.vim.

  4. vim-pencil.

  5. ZenPen.

  6. La cárcel de los girasoles, de Priscila Galindo.

  7. General Intellect Unit: Podcast of the Cybernetic Marxists.